Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

    
OCT
1
Fernando Mires - EL MURO- HISTORIA DEL FIN DEL COMUNISMO.




El muro fue el símbolo más significativo de la era comunista. El derribamiento del muro fue, a su vez, un símbolo de significaciones múltiples. Por una parte, era el símbolo de la división de una nación. Por otra, el símbolo de la Guerra Fría. Tampoco hay que olvidar: fue también el símbolo de la división de Europa. Y no por último, era  el símbolo de la división espiritual del Occidente político; un muro que inhibía el pensamiento y  que –temo-  aún no ha sido derribado en mentes políticamente bi-polarizadas las que, después de la atroz experiencia, intentan reincidir en América Latina en nombre de aberrantes consignas, como la del “socialismo del siglo XXl”, entre otras.


Ayer los demócratas de Europa lucharon para derribar el muro de cemento. La lucha para derribar esos “muros detrás del muro” que son los muros ideológicos, debe continuar. En eso estamos.


A continuación reproduciré un pasaje de mi libro “Historia del fin del comunismo”   (Editorial Libros de la Araucaria, Buenos Aires, 2006)

Mientras en la mayoría de los países socialistas las condiciones internas fueron en el orden de los sucesos más importantes que el llamado "factor externo", en la revolución democrática alemana -tan bien simbolizada con el derribamiento del Muro de Berlín- pareció ser al revés.

Si no se hubiesen desencadenado los acontecimientos en los demás países so­cialistas, todavía Honecker y su pandilla estarían rigiendo los destinos de la RDA. Pero a la vez, si el 9 de noviembre de 1989 no hubiera sido derribado el muro de Berlín, la revolución democrática de los países socialistas del Este nunca podría haber sido consumada hasta el final. Porque ese muro no sólo dividía a una nación en dos: era la expresión concreta, geográfica y mental, de la división de Eu­ropa. Más aún: era el símbolo de la época bipolar. No sólo dividía a Europa, parecía dividir al mundo. Su dura y severa construc­ción permanece todavía en mentes no aptas para producir categorías equi­valentes a una realidad multipolar. El muro era la lógica bipolar en acción.

Si los disidentes polacos habían llegado a la conclusión de que no es posible una revolución democrática en un sólo país, los opositores alemanes sabían que menos podía ser realizado en medio país. Porque pese a los es­fuerzos de la clase comunista dominante para construir desde el Estado una nación, todo el mundo percibía que Alemania, en su conjunto, era una nación con dos Estados. Pero desde los tiempos de Bizmark los políticos alemanes creían que la Nación es el Estado. Fue quizás esa una razón por la cual los gobernan­tes de ambos lados se habían acostumbrando a la idea de que existían dos naciones. La noción bizmarkiana de la nación entroncaba perfectamente con la de la clase dominante de la RDA. Pero esa no era la de la mayoría de la población cuyos familiares, después de la construcción del muro, habían quedado re­partidos en ambos lados. El colapso del comunismo significó, en el caso alemán, no sólo la reunificación de una nación sino, además, la integración existencial de los habitantes del país.

¿Colapso o revolución?
No deja de ser sintomático que quienes más hablan de colapso para referirse a las revoluciones que tuvieron lugar en Europa del Este sean precisamente los intelectuales alemanes. Y efectivamente, la revolución de la RDA fue más colapso que revolución, o si se quiere: la revolución surgió del colapso y no al revés como ocurrió en otros países. Por lo mismo, los acon­tecimientos de la RDA no se encuentran ligados a ningún punto de encuen­tro, o de culminación, o de partida histórico. Para la RDA 1989 fue el co­mienzo, pero también el final de la revolución.

Lo dicho no significa que en la RDA no hubiese existido una disidencia. Hacia 1987-1988 había una oposición casi formal constituida por 160 organi­zaciones por los derechos civiles que reunían más de 2500 militantes, sin contar la oposición pasiva que provenía desde los centros eclesiásticos. Pero esa oposición no era frontal como en Che­coeslovaquia; tampoco pactante como en Polonia; ni siquiera tolerante, como en Hungría. Era simplemente colaboradora. Ese adjetivo que puede sonar terrible, correspondía al orden de cosas que se había establecido y no tiene porque ser necesariamente peyorativo, aunque la moda es que muchos in­telectuales hablen hoy día del segundo fracaso alemán: la colaboración con el fascismo primero, y la colaboración con el estalinismo, después. La analogía es, por lo menos en tres sentidos, exagerada.

En primer lugar, pese a todas sus maldades, Honecker, ni siquiera Ulbrich, pueden ser comparados con Hitler, punto en que están de acuerdo hasta los historiadores más conservadores.

En se­gundo lugar, la economía y el poder político alemán del Este habían al­canzado un grado de estabilidad superior al de la URSS y regían como "modelo" en el mundo socialista.


En tercer lugar, y eso se sabía tanto en el Oeste como en el Este, la división alemana era un hecho de post-guerra que hipotecaba al país no sólo como iniciador de una guerra mundial sino, además como consecuencia del más grande holocausto de la historia univer­sal. Poner en tela de juicio a la RDA significaba discutir el orden geopolítico de post-guerra, y para hablar sobre esa materia, los alemanes de ambos la­dos tenían más que justificados complejos. En otras palabras: tanto los unos como los otros sabían que el cuestionamiento del socialismo pasaba necesa­riamente por asumir la cuestión nacional. Y eso no estaba permitido, ni por la grandes potencias, ni por los países vecinos, ni por el orden de la "guerra fría". Es por eso que la reunificación de las dos Alemanias tuvo que arreglarla Kohl sin consultar a ninguno de los dos pueblos alemanes, pero sí por medio de sus relaciones casi personales con Gorbachov quien, como re­presentante por lo menos formal de una de las potencias de 1945, daría el visto bueno. A USA después de eso no le quedaba más que agregar su firma. En verdad, el refundador de la nación alemana fue, más que Kohl, Gorbachov.

Pero no solamente la cuestión nacional paralizaba a la disidencia de la RDA. Muy ligado a ella estaba el pasado fascista. Los jerarcas comunistas, efectiva­mente, habían sabido vender muy bien la teoría de que el origen de la RDA había sido la lucha contra el fascismo. Así, en la RDA se había producido una afinidad entre antifascismo y estalinismo. Poner en duda ese socialismo era casi igual a poner en duda el origen antifascista del Estado de la RDA. Algún día deberá ser analizado el perverso sentido del antifascismo cuando éste fue institucionalizado como poder en una época en que el fascismo ya no existía. En nombre del antifascismo se han justificado crímenes innombrables. Todo eso, independientemente a que el arreglo de cuentas con el pasado fascista fue mucho más consecuente en la RFA que en la RDA, en donde el propio Partido mantenía funcionarios que en su juventud habían saludado con la mano no empuñada sino extendida.


El hecho de ser un medio país también era un obstáculo para la disi­dencia de la RDA en el sentido de que estar contra el régimen significaba casi automáticamente estar con la RFA, aunque fuera, como rezan tantas acusa­ciones del Estado, "objetivamente". De la misma manera que en la RFA ser comunista era casi similar a ser espía, disentir del Partido era juz­gado en la RDA como un delito en contra de la seguridad nacional. En breve, la geopolítica determinaba a la política, y eso es lo peor que puede suceder a la política.


En un sentido inverso, quienes se sentían asfixiados por el régimen, tenían siempre una alternativa: la fuga, a riesgo por cierto, de ser al­canzados por una bala (y muchos lo fueron). Esto vale tanto para la disi­dencia como para los ciudadanos normales. La fuga era una institución. Na­turalmente, para la Nomenklatura quienes se fugaban eran traidores a la nación. Es por eso que a los disidentes políticos más renombrados, o les ofrecían el destierro, o los desterraban a la fuerza hacia la Alemania Occidental, como ocurrió con Biermann y con Bahro, entre otros. Hacerlos pasar la frontera de ese país imaginario que era la RDA, era prueba suficiente de que esta­ban, no contra los intereses de la clase comunista dominante, sino que de la nación. Pues, la “Nomenklatura” alemana, como representación hegeliana del Estado, se había apoderado de la nación. El pequeño problema es que esa nación no existía. Era una delimitación territorial de post-guerra, una reservación comunista sin raíces culturales ni políticas. Pero la nación, y eso lo sabía el propio Honecker, algunos de cuyos parientes vivían en Occidente, cruzaba los lí­mites y los muros; de lado a lado.


Debido a esas razones, el objetivo fundamental de la oposición en la RDA no era derribar al régimen sino conquistar espacios de autonomía. Por cierto, lo mismo buscaba la oposición en los demás países socialistas. Pero mientras en ellos la conquista de espacios formaba parte de una estrategia general cuyo objetivo era el fin del comunismo, en la RDA era la propia estrategia. No se trataba en buenas cuentas, para esa disidencia, de derribar al sistema, sino de modificarlo. Pero para eso de­bía colaborar por lo menos parcialmente con el régimen; y lo hizo consecuentemente. Esa es la razón por la cual en los servicios de inteligen­cia de la RDA muchos demócratas aparecen hoy como colabora­dores. Y efectivamente lo eran. Para hacer oposición era necesario colaborar, esto es, manifestar cierta lealtad al gobierno y sus instituciones y aceptar participar en sus reglas del juego. A cambio de eso, nadie va a molestar; se podrá manifestar de vez en cuando opiniones propias; o reunirse con un grupo de descontentos; poner las antenas de televisión hacia occidente; de vez en cuando obtener permiso de viaje; recibir parientes y regalos; escri­bir una novela o un poema no pro-comunista y, si las condiciones se daban, firmar un manifiesto de apoyo por la liberación de algún disidente que ha ido demasiado lejos en el juego. En otras palabras: en la RDA había una oposición tolerada. Colaboraba, es cierto. Pero también es cierto: era oposi­ción.

Marxismo y disidencia
Por último, hay otro detalle que no siempre es señalado en la caracteri­zación de la oposición alemana del Este. Muchos de sus representantes, quizás la mayoría, eran marxistas; diferencia fundamental con la oposición de los otros países socialistas. En Polonia, algunos miembros del KOR como Ku­ron, habían sido marxistas, y muchas veces aplicaban en sus análisis crite­rios marxistas. Pero, por lo menos semánticamente, habían abandonado al marxismo como identidad ideológica pues el marxismo no sólo era en esos países la ideología de la casta dominante; también era la del poder im­perial soviético. En la RDA también. Pero, y esto es muy importante: a diferencias con otros países, el marxismo forma parte de la tradición cultural, política y teó­rica alemana.


La RDA era quizás el único país en donde alguien podía de­clararse marxista sin entrar en contradicción con las tradiciones nacionales. A veces se tiene la impresión de que la adhesión al marxismo de muchos alemanes, del Este y de Oeste, no es sino una forma particular de ser nacionalistas pues, en la "recuperación" del marxismo buscaban mantener viva no sólo la palabra de Marx, sino las tradiciones y culturas del mo­vimiento obrero y socialista, esto es, una parte fundamental de la historia nacional que todavía, desfigurada eso sí, pervive en la propia Socialde­mocracia. Y desde esa perspectiva, es difícil criticarlos.


En ningún otro país socialista hubiera sido posible que una demostra­ción disidente fuera realizada en nombre y con las consignas de Rosa Luxemburg y Liebknecht, como ocurrió en enero de 1988. Pues, los disiden­tes no sólo eran marxistas; además, eran mejores marxistas que los de la Nomenklatura quienes, como Honecker, habían reducido toda su teoría a un puñado de consignas fáciles y tontas.


Ahora bien, ese doble carácter, disidencia y marxismo, no era compar­tido por la población. Como la mayoría no era disidente, no tenía tampoco ninguna necesidad de colaborar. Y como la mayoría no era marxista, no po­seían ningún grado de parentezco con la Nomenklatura. "Intelligenzia y No­menklatura" - escribe Jens Reich - "eran en el mejor de los casos hermanos que se odiaban, pero no clases antagónicas". Por eso mismo, cuando llegó el momento de la definitiva ruptura, la población pudo ser mucho más radical que la disidencia, otra diferencia notable con la situación que se dio en los demás países del área. Durante el período de estabilidad de la dictadura, esa población había dejado abandonada a la disidencia por­que gozaba de privilegios que en otros países estaban sólo reservados para la Nomenklatura. Durante el período de la revolución, la volvió a dejar ab­andonada, siguiendo de largo en sus reivindicaciones y pidiendo en las calles, rápidamente, por la reunificación nacional, poniendo término al "contrato social" establecido que más o menos decía así: "Ustedes hacen como que gobiernan; nosotros hacemos como que obedece­mos".

La hora del pueblo
Somos el pueblo, primero; somos un pueblo, después.


De la soberanía democrática a la soberanía nacional había un sólo paso. Esas consignas correspondían a la lógica real de los acontecimientos que la disidencia, en­cerrada en su propia contradicción, no podía seguir hasta el final. Así se explica que cuando el colapso tuvo lugar, y el muro fue derribado, los representantes de esa disiden­cia seguían pidiendo, casi candorosamente, por un socialismo reformado. La revolución del pueblo no podía ser la de la disidencia. Pero a la vez, sin esa oposición colaboracionista que erosionó al régimen interiormente, la re­volución popular tampoco habría sido posible.


El colapso del régimen venía anunciándose desde el momento en que durante la celebración de los cuarenta años de socialismo la multitud en las calles saludó a Gorbachov como a un libertador. Enseguida, con la apertura de las fronteras en Hungría, Checoeslovaquia y Polonia, tuvo lugar un éxodo en masa sin precedentes. Daba la impresión que en la RDA al final sólo iban a permanecer Honecker, su fanática esposa y el estalinista Mielke, para apagar las lu­ces y cerrar las puertas.


La Nomenklatura contribuía a su desligitimación sin saber como reaccionar frente a ese fenómeno. En mayo de 1989 había falsificado las elecciones comunales ante la protesta irritada de la población que ya sabía que en la URSS habían elecciones limpias. La poco genial iden­tificación pública del Comité Central con los asesinatos de la Plaza de la Paz Celestial de Pekin, provocó un sentimiento de repulsión general. La oposi­ción, hasta entonces elitista, por efecto de una verdadera reacción en cadena, se multiplicaba en las calles. Parecía que los alemanes del Este querían re­cuperar en un par de días todos los años perdidos. Por todas partes sur­gían iniciativas civiles, grupos, nuevos partidos. Algunos muy originales. Otros no era más que malas copias de los de la otra Alema­nia. Las demostraciones de los Lunes en Leipzig eran cada vez más numero­sas. Los grupos de rock, los escritores, los actores, cada uno quería hacer algo por esa imprevista revolución. Como presintiendo que la "luna de miel" iba a ser muy breve, se daban a la imposible empresa de construir una "sociedad civil" en el menor tiempo posible. Al fin, en esa sociedad amurallada, triunfaba la política, en su verdadera expresión. El 9 de octubre surgió de lo más íntimo, el grito soberano: "nosotros somos el pueblo". El 9 de noviembre, al abrirse el muro, terminaba la era del comunismo. Terminaba también el momento del pueblo. Había llegado la hora del Ejecutivo. Este no había surgido de la revolución, como en Varsovia. Fue el Canciller Kohl, el menos apropiado quizás para realizar un acto revoluciona­rio, quien tuvo que consumar la revolución mediante la reunificación.
Sin ninguna patología, casi administrativamente, Alemania volvió a la normalidad y comenzó a ser una nación con un sólo Estado. Como debe ser toda nación.

OCT 1 Fernando Mires - EL MURO- HISTORIA DEL FIN DEL COMUNISMO. El muro fue el símbolo más significativo de la era comunista. El derribamiento del muro fue, a su vez, un símbolo de significaciones múltiples. Por una parte, era el símbolo de la división de una nación. Por otra, el símbolo de la Guerra Fría. Tampoco hay que olvidar: fue también el símbolo de la división de Europa. Y no por último, era el símbolo de la división espiritual del Occidente político; un muro que inhibía el pensamiento y que –temo- aún no ha sido derribado en mentes políticamente bi-polarizadas las que, después de la atroz experiencia, intentan reincidir en América Latina en nombre de aberrantes consignas, como la del “socialismo del siglo XXl”, entre otras. Ayer los demócratas de Europa lucharon para derribar el muro de cemento. La lucha para derribar esos “muros detrás del muro” que son los muros ideológicos, debe continuar. En eso estamos. A continuación reproduciré un pasaje de mi libro “Historia del fin del comunismo” (Editorial Libros de la Araucaria, Buenos Aires, 2006) Mientras en la mayoría de los países socialistas las condiciones internas fueron en el orden de los sucesos más importantes que el llamado "factor externo", en la revolución democrática alemana -tan bien simbolizada con el derribamiento del Muro de Berlín- pareció ser al revés. Si no se hubiesen desencadenado los acontecimientos en los demás países so­cialistas, todavía Honecker y su pandilla estarían rigiendo los destinos de la RDA. Pero a la vez, si el 9 de noviembre de 1989 no hubiera sido derribado el muro de Berlín, la revolución democrática de los países socialistas del Este nunca podría haber sido consumada hasta el final. Porque ese muro no sólo dividía a una nación en dos: era la expresión concreta, geográfica y mental, de la división de Eu­ropa. Más aún: era el símbolo de la época bipolar. No sólo dividía a Europa, parecía dividir al mundo. Su dura y severa construc­ción permanece todavía en mentes no aptas para producir categorías equi­valentes a una realidad multipolar. El muro era la lógica bipolar en acción. Si los disidentes polacos habían llegado a la conclusión de que no es posible una revolución democrática en un sólo país, los opositores alemanes sabían que menos podía ser realizado en medio país. Porque pese a los es­fuerzos de la clase comunista dominante para construir desde el Estado una nación, todo el mundo percibía que Alemania, en su conjunto, era una nación con dos Estados. Pero desde los tiempos de Bizmark los políticos alemanes creían que la Nación es el Estado. Fue quizás esa una razón por la cual los gobernan­tes de ambos lados se habían acostumbrando a la idea de que existían dos naciones. La noción bizmarkiana de la nación entroncaba perfectamente con la de la clase dominante de la RDA. Pero esa no era la de la mayoría de la población cuyos familiares, después de la construcción del muro, habían quedado re­partidos en ambos lados. El colapso del comunismo significó, en el caso alemán, no sólo la reunificación de una nación sino, además, la integración existencial de los habitantes del país. ¿Colapso o revolución? No deja de ser sintomático que quienes más hablan de colapso para referirse a las revoluciones que tuvieron lugar en Europa del Este sean precisamente los intelectuales alemanes. Y efectivamente, la revolución de la RDA fue más colapso que revolución, o si se quiere: la revolución surgió del colapso y no al revés como ocurrió en otros países. Por lo mismo, los acon­tecimientos de la RDA no se encuentran ligados a ningún punto de encuen­tro, o de culminación, o de partida histórico. Para la RDA 1989 fue el co­mienzo, pero también el final de la revolución. Lo dicho no significa que en la RDA no hubiese existido una disidencia. Hacia 1987-1988 había una oposición casi formal constituida por 160 organi­zaciones por los derechos civiles que reunían más de 2500 militantes, sin contar la oposición pasiva que provenía desde los centros eclesiásticos. Pero esa oposición no era frontal como en Che­coeslovaquia; tampoco pactante como en Polonia; ni siquiera tolerante, como en Hungría. Era simplemente colaboradora. Ese adjetivo que puede sonar terrible, correspondía al orden de cosas que se había establecido y no tiene porque ser necesariamente peyorativo, aunque la moda es que muchos in­telectuales hablen hoy día del segundo fracaso alemán: la colaboración con el fascismo primero, y la colaboración con el estalinismo, después. La analogía es, por lo menos en tres sentidos, exagerada. En primer lugar, pese a todas sus maldades, Honecker, ni siquiera Ulbrich, pueden ser comparados con Hitler, punto en que están de acuerdo hasta los historiadores más conservadores. En se­gundo lugar, la economía y el poder político alemán del Este habían al­canzado un grado de estabilidad superior al de la URSS y regían como "modelo" en el mundo socialista. En tercer lugar, y eso se sabía tanto en el Oeste como en el Este, la división alemana era un hecho de post-guerra que hipotecaba al país no sólo como iniciador de una guerra mundial sino, además como consecuencia del más grande holocausto de la historia univer­sal. Poner en tela de juicio a la RDA significaba discutir el orden geopolítico de post-guerra, y para hablar sobre esa materia, los alemanes de ambos la­dos tenían más que justificados complejos. En otras palabras: tanto los unos como los otros sabían que el cuestionamiento del socialismo pasaba necesa­riamente por asumir la cuestión nacional. Y eso no estaba permitido, ni por la grandes potencias, ni por los países vecinos, ni por el orden de la "guerra fría". Es por eso que la reunificación de las dos Alemanias tuvo que arreglarla Kohl sin consultar a ninguno de los dos pueblos alemanes, pero sí por medio de sus relaciones casi personales con Gorbachov quien, como re­presentante por lo menos formal de una de las potencias de 1945, daría el visto bueno. A USA después de eso no le quedaba más que agregar su firma. En verdad, el refundador de la nación alemana fue, más que Kohl, Gorbachov. Pero no solamente la cuestión nacional paralizaba a la disidencia de la RDA. Muy ligado a ella estaba el pasado fascista. Los jerarcas comunistas, efectiva­mente, habían sabido vender muy bien la teoría de que el origen de la RDA había sido la lucha contra el fascismo. Así, en la RDA se había producido una afinidad entre antifascismo y estalinismo. Poner en duda ese socialismo era casi igual a poner en duda el origen antifascista del Estado de la RDA. Algún día deberá ser analizado el perverso sentido del antifascismo cuando éste fue institucionalizado como poder en una época en que el fascismo ya no existía. En nombre del antifascismo se han justificado crímenes innombrables. Todo eso, independientemente a que el arreglo de cuentas con el pasado fascista fue mucho más consecuente en la RFA que en la RDA, en donde el propio Partido mantenía funcionarios que en su juventud habían saludado con la mano no empuñada sino extendida. El hecho de ser un medio país también era un obstáculo para la disi­dencia de la RDA en el sentido de que estar contra el régimen significaba casi automáticamente estar con la RFA, aunque fuera, como rezan tantas acusa­ciones del Estado, "objetivamente". De la misma manera que en la RFA ser comunista era casi similar a ser espía, disentir del Partido era juz­gado en la RDA como un delito en contra de la seguridad nacional. En breve, la geopolítica determinaba a la política, y eso es lo peor que puede suceder a la política. En un sentido inverso, quienes se sentían asfixiados por el régimen, tenían siempre una alternativa: la fuga, a riesgo por cierto, de ser al­canzados por una bala (y muchos lo fueron). Esto vale tanto para la disi­dencia como para los ciudadanos normales. La fuga era una institución. Na­turalmente, para la Nomenklatura quienes se fugaban eran traidores a la nación. Es por eso que a los disidentes políticos más renombrados, o les ofrecían el destierro, o los desterraban a la fuerza hacia la Alemania Occidental, como ocurrió con Biermann y con Bahro, entre otros. Hacerlos pasar la frontera de ese país imaginario que era la RDA, era prueba suficiente de que esta­ban, no contra los intereses de la clase comunista dominante, sino que de la nación. Pues, la “Nomenklatura” alemana, como representación hegeliana del Estado, se había apoderado de la nación. El pequeño problema es que esa nación no existía. Era una delimitación territorial de post-guerra, una reservación comunista sin raíces culturales ni políticas. Pero la nación, y eso lo sabía el propio Honecker, algunos de cuyos parientes vivían en Occidente, cruzaba los lí­mites y los muros; de lado a lado. Debido a esas razones, el objetivo fundamental de la oposición en la RDA no era derribar al régimen sino conquistar espacios de autonomía. Por cierto, lo mismo buscaba la oposición en los demás países socialistas. Pero mientras en ellos la conquista de espacios formaba parte de una estrategia general cuyo objetivo era el fin del comunismo, en la RDA era la propia estrategia. No se trataba en buenas cuentas, para esa disidencia, de derribar al sistema, sino de modificarlo. Pero para eso de­bía colaborar por lo menos parcialmente con el régimen; y lo hizo consecuentemente. Esa es la razón por la cual en los servicios de inteligen­cia de la RDA muchos demócratas aparecen hoy como colabora­dores. Y efectivamente lo eran. Para hacer oposición era necesario colaborar, esto es, manifestar cierta lealtad al gobierno y sus instituciones y aceptar participar en sus reglas del juego. A cambio de eso, nadie va a molestar; se podrá manifestar de vez en cuando opiniones propias; o reunirse con un grupo de descontentos; poner las antenas de televisión hacia occidente; de vez en cuando obtener permiso de viaje; recibir parientes y regalos; escri­bir una novela o un poema no pro-comunista y, si las condiciones se daban, firmar un manifiesto de apoyo por la liberación de algún disidente que ha ido demasiado lejos en el juego. En otras palabras: en la RDA había una oposición tolerada. Colaboraba, es cierto. Pero también es cierto: era oposi­ción. Marxismo y disidencia Por último, hay otro detalle que no siempre es señalado en la caracteri­zación de la oposición alemana del Este. Muchos de sus representantes, quizás la mayoría, eran marxistas; diferencia fundamental con la oposición de los otros países socialistas. En Polonia, algunos miembros del KOR como Ku­ron, habían sido marxistas, y muchas veces aplicaban en sus análisis crite­rios marxistas. Pero, por lo menos semánticamente, habían abandonado al marxismo como identidad ideológica pues el marxismo no sólo era en esos países la ideología de la casta dominante; también era la del poder im­perial soviético. En la RDA también. Pero, y esto es muy importante: a diferencias con otros países, el marxismo forma parte de la tradición cultural, política y teó­rica alemana. La RDA era quizás el único país en donde alguien podía de­clararse marxista sin entrar en contradicción con las tradiciones nacionales. A veces se tiene la impresión de que la adhesión al marxismo de muchos alemanes, del Este y de Oeste, no es sino una forma particular de ser nacionalistas pues, en la "recuperación" del marxismo buscaban mantener viva no sólo la palabra de Marx, sino las tradiciones y culturas del mo­vimiento obrero y socialista, esto es, una parte fundamental de la historia nacional que todavía, desfigurada eso sí, pervive en la propia Socialde­mocracia. Y desde esa perspectiva, es difícil criticarlos. En ningún otro país socialista hubiera sido posible que una demostra­ción disidente fuera realizada en nombre y con las consignas de Rosa Luxemburg y Liebknecht, como ocurrió en enero de 1988. Pues, los disiden­tes no sólo eran marxistas; además, eran mejores marxistas que los de la Nomenklatura quienes, como Honecker, habían reducido toda su teoría a un puñado de consignas fáciles y tontas. Ahora bien, ese doble carácter, disidencia y marxismo, no era compar­tido por la población. Como la mayoría no era disidente, no tenía tampoco ninguna necesidad de colaborar. Y como la mayoría no era marxista, no po­seían ningún grado de parentezco con la Nomenklatura. "Intelligenzia y No­menklatura" - escribe Jens Reich - "eran en el mejor de los casos hermanos que se odiaban, pero no clases antagónicas". Por eso mismo, cuando llegó el momento de la definitiva ruptura, la población pudo ser mucho más radical que la disidencia, otra diferencia notable con la situación que se dio en los demás países del área. Durante el período de estabilidad de la dictadura, esa población había dejado abandonada a la disidencia por­que gozaba de privilegios que en otros países estaban sólo reservados para la Nomenklatura. Durante el período de la revolución, la volvió a dejar ab­andonada, siguiendo de largo en sus reivindicaciones y pidiendo en las calles, rápidamente, por la reunificación nacional, poniendo término al "contrato social" establecido que más o menos decía así: "Ustedes hacen como que gobiernan; nosotros hacemos como que obedece­mos". La hora del pueblo Somos el pueblo, primero; somos un pueblo, después. De la soberanía democrática a la soberanía nacional había un sólo paso. Esas consignas correspondían a la lógica real de los acontecimientos que la disidencia, en­cerrada en su propia contradicción, no podía seguir hasta el final. Así se explica que cuando el colapso tuvo lugar, y el muro fue derribado, los representantes de esa disiden­cia seguían pidiendo, casi candorosamente, por un socialismo reformado. La revolución del pueblo no podía ser la de la disidencia. Pero a la vez, sin esa oposición colaboracionista que erosionó al régimen interiormente, la re­volución popular tampoco habría sido posible. El colapso del régimen venía anunciándose desde el momento en que durante la celebración de los cuarenta años de socialismo la multitud en las calles saludó a Gorbachov como a un libertador. Enseguida, con la apertura de las fronteras en Hungría, Checoeslovaquia y Polonia, tuvo lugar un éxodo en masa sin precedentes. Daba la impresión que en la RDA al final sólo iban a permanecer Honecker, su fanática esposa y el estalinista Mielke, para apagar las lu­ces y cerrar las puertas. La Nomenklatura contribuía a su desligitimación sin saber como reaccionar frente a ese fenómeno. En mayo de 1989 había falsificado las elecciones comunales ante la protesta irritada de la población que ya sabía que en la URSS habían elecciones limpias. La poco genial iden­tificación pública del Comité Central con los asesinatos de la Plaza de la Paz Celestial de Pekin, provocó un sentimiento de repulsión general. La oposi­ción, hasta entonces elitista, por efecto de una verdadera reacción en cadena, se multiplicaba en las calles. Parecía que los alemanes del Este querían re­cuperar en un par de días todos los años perdidos. Por todas partes sur­gían iniciativas civiles, grupos, nuevos partidos. Algunos muy originales. Otros no era más que malas copias de los de la otra Alema­nia. Las demostraciones de los Lunes en Leipzig eran cada vez más numero­sas. Los grupos de rock, los escritores, los actores, cada uno quería hacer algo por esa imprevista revolución. Como presintiendo que la "luna de miel" iba a ser muy breve, se daban a la imposible empresa de construir una "sociedad civil" en el menor tiempo posible. Al fin, en esa sociedad amurallada, triunfaba la política, en su verdadera expresión. El 9 de octubre surgió de lo más íntimo, el grito soberano: "nosotros somos el pueblo". El 9 de noviembre, al abrirse el muro, terminaba la era del comunismo. Terminaba también el momento del pueblo. Había llegado la hora del Ejecutivo. Este no había surgido de la revolución, como en Varsovia. Fue el Canciller Kohl, el menos apropiado quizás para realizar un acto revoluciona­rio, quien tuvo que consumar la revolución mediante la reunificación. Sin ninguna patología, casi administrativamente, Alemania volvió a la normalidad y comenzó a ser una nación con un sólo Estado. Como debe ser toda nación.

Compartir este post

Repost 0